Celebrating Saint Rose Philippine Duchesne, a pioneer missionary of the Society of the Sacred Heart, who came to St. Charles, Missouri, from France and founded the first free school west of the Mississippi in September 1818.

Home / Bicentennial / La herencia de Filipina

La herencia de Filipina

Filipina una vez escribió a Sofía, “llevo en mi corazón un gran temor de deteriorar las cosas en cualquier sitio me encuentre y esto a causa de algunas palabras que creo escuchar en lo más profundo de mi corazón: “estás destinada a complacerme no tanto por los sucesos sino por los fracasos”. De hecho, experimentó muchos fracasos, pero gracias a su espíritu misionero, la Sociedad del Sagrado Corazón se difundió en todo el mundo. Gracias a su lealtad a Magdalena Sofía Barat, la Sociedad continuó siendo una congregación, y su internacionalidad fue una de sus características más fuertes.

Hoy día, las Religiosas del Sagrado Corazón sirven en 41 países. En el espíritu de Filipina, estas educadoras preparan a los jóvenes para el presente y el futuro; salen a la búsqueda de los más pobres y de los que no tienen voz en la sociedad de hoy. Cada frontera que enfrentamos, reclama pioneros que tengan el valor de seguir la llamada de Dios y la sabiduría de orar siempre.

Santa Rosa Filipina Duchesne murió el 18 de noviembre de 1852, a la edad de 83 años. Está enterrada en un santuario construido en su honor en la Academia del Sagrado Corazón en St. Charles, Misuri. Fue beatificada en 1940 y canonizada el 3 de julio de 1988.

 

“Nos encanta cultivar un pequeño terreno para Cristo, sabiendo que Dios no nos pide grandes cosas,
sino un corazón que no retenga nada para sí mismo”.

– Santa Rosa Filipina Duchesne

 

 

Read Saint Rose Philippine's story in English

Read Saint Rose Philippine's story in French