Celebrating Saint Rose Philippine Duchesne, a pioneer missionary of the Society of the Sacred Heart, who came to St. Charles, Missouri, from France and founded the first free school west of the Mississippi in September 1818.

Home / Bicentennial / Sembrando Semillas

Sembrando Semillas

Duchesne by Nealis

Cuando el obispo Guillermo Du Bourg visitó la casa madre de la Sociedad en Paris, Filipina vio la posibilidad de transformar sus sueños misioneros en realidad. El obispo llegó de Estados Unidos para reclutar monjas que pudiesen fundar colegios para los niños indios y franceses en la diócesis de Luisiana. El 16 de mayo de 1817, Filipina pidió de rodillas a Sofía Barat el permiso de viajar para la misión y por fin Sofía dio su consentimiento.  

Al año siguiente, Filipina navegó con otras cuatro religiosas, llegando providencialmente a New Orleans el día de la Fiesta del Sagrado Corazón, el 29 de mayo de 1818. Después navegó el rio Mississippi hasta San Luis, Misuri, en un viaje de cuarenta días, llegando el 22 de agosto de 1818.

El 14 de septiembre de1818, Filipina abrió una escuela en una cabaña hecha con troncos, pero no en San Luis, como se esperaba, sino en la cercana St. Charles, Misuri. Fue la primera escuela gratuita del oeste del Mississippi. Algunas semanas después, se abrió la Academia del Sagrado Corazón con tres estudiantes. Las condiciones de la frontera eran un desafío, pero aún más lo era la escasa población. Filipina tuvo que cerrar la escuela después de un año pero abrió una nueva en la cercana ciudad de Florissant.

Aunque el inglés fue siempre un reto, Filipina sirvió como superiora de su comunidad religiosa y como directora de la escuela. Dejó para sí misma las tareas más sencillas: cuidar el ganado, cortar leña, cuidar el jardín, reparar zapatos y ropa, cuidar a los enfermos, fabricar jabón y velas. En Florissant, dormía a menudo en un pequeño armario debajo de las escaleras, para poder deslizarse sin molestar a las demás después de su oración nocturna en la capilla adyacente (todavía se puede ver esta habitación en el Santuario Old St. Ferdinand en Florissant, Misuri). Sobrevivió a las rudas condiciones de los pioneros, a un ataque de fiebre amarilla y a los persistentes sentimientos de fracaso.

The story continues...

 

Read Saint Rose Philippine's story in English

Read Saint Rose Philippine's story in French